El principio pro persona ante la ponderación de derechos